Renacer Borikeño

La tierra de Borikén enfrenta una transformación sin precedente. La situación catastrófica que se avecina es resultado de la invasión, la represión y destrucción de la conciencia de nuestra gente. El secuestro de toda autonomía (individual y colectiva) y las políticas de explotación implantadas por ambos gobiernos han creado las condiciones para una crisis que será la excusa para llevar a cabo la mayor transformación en nuestra historia para el beneficio de las clases adineradas de la isla y del extranjero y cambiará por siempre nuestra isla y nuestras vidas.

El surgimiento de un nuevo frente orientado a la defensa y conservación de nuestros recursos y nuestra autonomía es imperativo. Un nuevo orden alejado de las ideologías tradicionales y el fraudulento proceso electoral que perpetua nuestra situación colonial. Un orden cuyo objetivo sea la protección de lo que podemos considerar nuestro por herencia: nuestra tierra, nuestra cultura y nuestro futuro.

Por un Renacer Borikeño

Nuestro sistema de vida actual de lujos y comodidades es insostenible y ha sido la herramienta de los poderes para establecer la esclavitud moderna en nombre del ‘progreso’. Para luchar individual y colectivamente contra este orden imperial-capitalista y destructivo es necesario mirar al pasado y rescatar el estilo de vida que reinó durante casi toda la historia de la humanidad antes de que la idea del progreso nos hiciera cambiar de producir para nosotros a producir para las empresas.

Como método de combatir la crisis a la que nos dirige el gobierno colonial apostamos al surgimiento de comunidades tribales de donde nazca una nueva cultura que desarrolle un modo de vida guiado por las leyes naturales; comunidades que practiquen la autosuficiencia en todas las formas posibles. No es un ‘volver al pasado’, es un aprender del pasado para construir un nuevo presente.

Buscamos explorar y promover la descolonización del individuo, el desarrollo de cuerpo, mente y espíritu y rescatar nuestra diversa herencia ancestral; ese conjunto de practicas que mantuvieron a nuestros ancestros libres de toda autoridad o gobierno que controlase sus vidas.

Ante el creciente sistema de control que domina y manipula todos los aspectos nuestra vida, el surgimiento de estas comunidades abre un nuevo frente de resistencia en pos de la preservación de nuestra isla y nuestra herencia Borikeña.

El Renacer es la verdadera Descolonización; es Resistencia a la decadencia que nos trae el Imperialismo. Borikén necesita BORIKEÑOS.

Lecturas: