Sobre la Descolonización de los Símbolos

Sobre la Descolonización de los Símbolos

Como parte de ese proceso de descolonización, esencial para el surgimiento de una nueva conciencia nacional, debemos desatarnos de los viejos símbolos que representan nuestra terrible condición. Por eso proponemos que utilicemos un nuevo símbolo para representar un nuevo pensamiento Borikeño.

El símbolo al que erróneamente muchas personas se refieren como la bandera de Puerto Rico, es realmente la bandera del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. NINGUNA bandera puede ser jamás representativa de ningún pedazo de tierra, la bandera solo representa la institución de poder que es el Estado.

Aunque esta bandera fue símbolo de rebelión en el pasado y que luego fue considerada ilegal por los gobiernos coloniales, siendo razón para la persecución hasta la mitad del siglo 20 como medida para suprimir el sentimiento separatista, en 1952 fue adoptada como bandera oficial de la colonia a la que llamaron Estado Libre Asociado de Puerto Rico para ayudar la formación de una identidad nacional que apoyara la idea colonial.

Como tributo a los orígenes libertarios de la bandera de Puerto Rico proponemos descolonizarla haciéndole una ligera modificación: que sean extirpados de ella los colores rojo y azul, colores que hoy día representan el bipartidismo colonial y el engaño del Estado Libre Asociado; siendo así reducida a un fondo negro con una estrella y dos pilares o franjas blancas.

El blanco y el negro simbolizan el rechazo a los partidos electorales. La estrella simboliza Independencia y los dos pilares: Identidad y Autogestión. Estableciendo así que la Autogestión -individual y comunitaria- y el redescubrimiento de nuestra verdadera Identidad por medio de la descolonización de cuerpo, mente y espíritu y la exploración de nuestra naturaleza humana, son el camino a la verdadera Independencia.

Esta propuesta no pretende que cada individuo le reste importancia al símbolo tradicional si no que este nuevo símbolo sea representativo de los Borikeños Renacentistas en proceso de descolonización.

Desdomesticarnos es Renacer

Desdomesticarnos es Renacer
El globalismo va camino a convertirnos en una masa homogénea. La dictadura de la ciencia, la democracia, el materialismo y lo políticamente-correcto esta destruyendo toda cultura, toda verdadera libertad, toda espiritualidad; todo lo que desarrolló la humanidad a través de la historia; todo lo que desde siempre nos hizo diferentes.

El programa de domesticación y asimilación que han sufrido los pueblos libres del mundo, desde Asia hasta América, se sigue imponiendo hoy día, por eso destruyen y atacan cualquier cosa que no sea lo que ellos nos ofrecen. Han logrado que hagamos sus productos, sus corporaciones, sus películas y espectáculos nuestra cultura. Una Cultura Chatarra, material y vacía.

Al comprender esta realidad ya no se trata de izquierda contra derecha, ni de unos partidos contra otros, se trata del individuo y la comunidad contra el Imperialismo y el Estado por la recuperación del control total de nuestras vidas.

Todos tenemos antepasados que fueron libres e independientes en algún punto de la historia. Los llamaron ‘bárbaros’, ‘salvajes’, ‘indios’, y los obligaron a dejan su modo de vida para abrazar el de la ‘civilización’.

Ahora nos dicen que fueron ‘exterminados’, que ya no existen, como si se tratase de un asunto biológico y no del exterminio de un modo de vida que vivía conectado a nuestro habitad natural. Todo para hacernos creer que el único modo de vida es este el que nos ofrecen, pero es un engaño para que sigamos sometidos a la maquina económica y militar que han creado.

No los exterminaron físicamente, solo exterminaron su visión de la vida y la remplazaron por otra religión y el engaño del progreso y de la civilización. ¡Estamos vivos! ¡somos sus descendientes! ¡de los indios, los bárbaros y los salvajes de todos los continentes!

La visión moderna y destructiva de la vida no durará para siempre y nos veremos obligados a volver a nuestro hábitat cuando todo se venga abajo. No tenemos que esperar a que eso suceda, podemos comenzar ahora a descubrir y a explorar ese modo de vida del que hemos sido privados. Eso es RENACER.