No es una ‘Junta de Control’, es un gobierno yanqui

No es una ‘Junta de Control’, es un gobierno yanqui

La Junta de Control Fiscal es la garantía departe del gobierno de Estados Unidos hacia los millonarios que se han enriquecido con la crisis que los políticos del país -apoyados por ‘la mayoría’ mediante el voto electoral- han creado tratando de construir un país de lujo para sus familias, sus socios, los millonarios y los turistas mientras van hundiendo cada vez mas a su isla y a su gente.

El gobierno federal sabe que el gobierno colonial no cuenta con el apoyo suficiente para tomar las medidas necesarias para pagar la deuda (recortes, impuestos) sin que el pueblo se levante en su contra porque todos sabemos que tanto el gobierno como los partidos tradicionales han perdido la confianza de la población.

Ahora esos mismos responsables de la crisis piden unión en contra de la Junta de Control Fiscal que es resultado de SUS acciones. Ahora pretenden crear unidad con el pueblo para lavarse las manos y evadir sus responsabilidad sobre esta crisis y si la JCF resultase derrotada serían redimidos y tendrían otra vez la confianza del pueblo.

La ‘Junta de Control Fiscal’ no es otra cosa que un gobierno yanqui sin taparse con caras de azules o rojos, pues todos sirven los mismos intereses. La verdadera democracia nunca ha existido en Puerto Rico, ahora revela su verdadera cara, todo ha sido un montaje para mantenernos sometidos, para asimilarnos, para destruir nuestra identidad y crear el paraíso para millonarios y corporaciones que es hoy Puerto Rico.

Lee también: La Isla Estrella: Paraíso Corporativo 

Borikeño, Descoloniza tu mente

Borikeño, Descoloniza tu mente

Descolonización ó Desdomesticación es el proceso por el que volvemos a reconectarnos con nuestro hábitat natural, como individuos y como especie. Reencontrarnos, redescubrirnos a través de la experiencia y la interacción con el mundo real. Como sociedad ‘civilizada’ estamos completamente envueltos en el mundo artificial que la industrialización y la tecnología ha construido para nosotros, pero este mundo si bien ha traído ciertos beneficios, lujos y comodidades es también causante de muchos males que están conduciendo a nuestra especie y a nuestro mundo hacia el exterminio.

La separación del hombre con su hábitat, el rompimiento de esa relación solo ha beneficiado a los hambrientos de poder mientras va destruyendo, controlando y ‘civilizando’ cada rincón de nuestro mundo. El Estado es el principal promotor de esta idea de que el hombre es una especie superior y mediante sus instituciones de control (gobierno, religión, escuelas, industrias, medios de comunicación) nos separa de nuestra madre y nos obliga a seguir el camino de la civilización moderna para insertarnos en su juego de dependencia y esclavitud.

Como sociedad estamos tan inmersos en este mundo artificial y que controla todos los aspectos de nuestra vida, que no vemos como podría ser de otra forma. Pero la realidad es que este mundo nos ha privado de desarrollar nuestras verdaderas capacidades y sentidos y nos distrae con espectáculos, la moda, el dinero, los lujos y todo tipo de bienes materiales.

“Las grabaciones y las películas son substitutos de la experiencia en el mundo real que nos priva de envolvernos con el amplio espectro de todos los sentidos.”Arthur Haines (autor y ecólogo)

Los medios de comunicación (música, televisión, series, películas) y la moda manipulan nuestros deseos. Para descolonizar la mente primero hay que sacar esas influencias que nos entierran mas en el juego de las industrias y el capitalismo. Puerto Rico no puede descolonizarse si nuestra mente esta colonizada.

No es tan difícil aceptar que como criaturas no nacimos para trabajar y estar todo el día sentados viendo la televisión, navegando el ciberespacio o salir en las noches a beber cerveza. Todos alguna vez en la vida sentidos y pensamos que debe haber algo mas, algo que nos han quitado y a lo que queremos volver.

Tal vez si volviéramos a lograr esa reconección, tal vez si la aceptáramos, la aplicáramos, la practicáramos, la compartiéramos y la predicáramos podríamos empezar a crear la base para un movimiento social que si tenga un impacto en el futuro de nuestra isla; un movimiento no moldeado por los poderes y las industrias, un movimiento sin metas electorales o políticas, si no comprometido con la defensa de la sangre y la tierra. Borikéño, DESCOLONIZA tu mente.