Puerto Rico es paraíso para corporaciones multinacionales y megatiendas extranjeras. Mientras desaparecen nuestros productos y es cada vez menor la cantidad de comercios locales, la creación de nuevas tiendas de estas corporaciones sigue en aumento. Nuestros alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad han caído bajo el control de estas corporaciones, haciendo la isla cada vez más dependiente a sus productos de bajo costo y baja calidad.

Megatiendas como Wal-Mart (con 19 tiendas alrededor de Puerto Rico) Kmart (23) o Sam’s Club (11), cadenas de comida rápida como Burger King (con alrededor de 189) KFC o McDonald’s, megafarmacias como Walgreens (con aproximadamente 96)  o CVS (19), farmacéuticas como Abbot, Phizer o Glaxosmithkline y laboratorios de gigantes de semillas transgénicas como Monstanto Caribe, Bayer Crop Science y Dow AgroSciences son solo algunas de las corporaciones extranjeras que operan en Puerto Rico.

La mayoría de estas empresas gozan de grandes beneficios como subsidios y exenciones por parte del gobierno y hasta parte de la nómina de sus empleados. Esto permite a estas compañías tener precios más bajos que las empresas locales quienes tienen que pagar el precio de los altos impuestos y la burocracia. Empresas como Wal-Mart y Burger King son probablemente de las empresas con mayores ventas en su área y de los mayores empleadores en el país. Wal-Mart quien es el principal empleador privado en Estados Unidos, es patrón de alrededor de 1.4 millones de empleados.

Uno de los argumentos de los defensores de estas corporaciones es que estas generan empleos. Pero lo que no se tiene en consideración es que con la creación de cada nueva tienda muchos otros empleos se ven afectados cuando las empresas locales no pueden competir contra estos gigantes y se ven obligadas a desaparecer.

La invasión de compañías foráneas en la isla no solo atenta contra la supervivencia de las empresas y pequeños negocios locales, si no que algunas de ellas representan un riesgo a nuestra salud y nuestro medio ambiente, ya sea por sus productos de baja calidad, por su experimentación de nuevos productos en la isla o por la explotación y contaminación de los recursos de nuestra tierra.

(Para mas sobre este tema: ‘’COMO RATAS DE LABORATORIO: LOS NUEVOS EXPERIMENTOS BIOTECNOLOGICOS EN PUERTO RICO’’)

Los miserables salarios y los pocos beneficios que se les concede los empleados de estas millonarias corporaciones agravan el problema y muchos de los empleados de megatiendas como Wal-Mart dependen de programas de asistencia económica de parte del gobierno para poder sobrevivir, creando cierto tipo de círculo vicioso del que difícilmente pueden escapar.

La isla necesita comenzar a crear independencia hacia los productos de este tipo de compañías multimillonarias que están explotando la población y nuestros recursos. Debemos reemplazar el consumo de estos productos por productos locales. Debemos obligar al gobierno a detener esta agenda de negocios camuflajeada como ‘desarrollo económico’. Debemos demostrar rechazo hacia estos gigantes antes que perdamos la poca independencia que nos queda y seamos totalmente dependientes de empresas que no tienen interés ninguno en mejorar nuestra calidad de vida.

Por esto y más:
QUE LE VENDAN A LOS SUYOS; NOSOTROS A LOS NUESTROS

Publicado originalmente el 26 Abril 2014

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s