La democracia es la forma de gobierno en la que una mayoría, engañada y adoctrinada cree que tiene la libertad de elegir entre dos lados de una misma moneda. Este sistema, tan falso como los que lo predican, obtiene su poder controlando toda la información que reciben las masas, dando forma a una mentalidad que beneficie sus intereses.

El miedo y la desinformación son factores clave en este sistema de gobierno y es mediante el uso de propaganda que logra sembrar la idea de que la democracia es la última y verdadera forma de gobierno, y que sin ella el mundo estaría en llamas.

El sistema democrático, sus líderes y las masas que lo apoyan, condenan y atacan cualquier tipo expresión en contra de este omnipotente sistema de gobierno, demonizando, descartando y desarticulando cualquier pensamiento o idea que no lo represente.

En el sistema democrático bajo el que vivimos en Puerto Rico, la falta de opciones o ideas reales es evidente. Los partidos políticos no persiguen ninguna meta que no sea enriquecerse y hacer política a favor del ideal de estatus que representan. Los líderes de estos partidos, carecen de visión verdadera por lo que no tienen una dirección clara y su estrategia política está orientada a atraer empresas foráneas que quieran invertir en la isla y que inyecten un número considerable de empleos como método de ‘desarrollo económico’, tratando de llenar el vacío del comercio local con capital extranjero y a la vez reducir temporeramente el desempleo para lucir bien y aspirar a una re-elección.

La opinión pública, al igual que la educación, es controlada y manipulada por los medios y el gobierno. Las noticias importantes son omitidas o poco redactadas y pasadas como de no importancia, mientras se glorifica el  mundo del chisme y el entretenimiento. Los libros de historia han sido alterados y censurados de manera que las nuevas generaciones acepten las condiciones a las que hemos sido sometidos y adopten la realidad de que este sistema masoquista y violador es irreemplazable y necesario y no existe alternativa.

Las comunidades pobres y la clase trabajadora son las principales víctimas del veneno que emana de la boca de estos auto-proclamados líderes. Mintiendo y engañando desde el más viejo hasta el más joven en sus falsas y costosas campañas políticas para movilizar las masas a su favor en su juego electoral.

La democracia pudiera ser el mecanismo para llevar un pueblo al verdadero progreso, pero ha sido secuestrada por los hombres del poder y es utilizada como excusa para mantener el control de la esclavización moderna.

La democracia no existe en un país donde la población se encuentra en una especie de ‘shock’ o limbo colectivo que parece no tener fin. La democracia no existe en un país donde no existen opciones, solo caras feas con símbolos coloridos.  La democracia no existe cuando solo hay burros y no líderes que inspiren a crear y seguir.

Cuando el sistema no funciona y sus líderes están fuera de control ‘votar’ es permitirlo. Votar es aceptarlo. Es decir: ‘si, estamos aquí y esto es lo que queremos’. ‘El voto’ es lo que les da poder.

Mediante el voto entregamos el poder que tenemos en nuestras manos, capaces de crear un nuevo sistema de vida para nosotros y para los nuestros.

YA ES HORA, BORICUA

Publicado originalmente el 27 de Abirl 2014

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s